EL TRATAMIENTO PARA CANCER Y SIDA CON JOROBTE

 El JOROBTE (su nombre en latín es CORNUTIA GRANDIFOLIA) es un arbusto leñoso nativo de Centro América que crece desde México hasta Panamá. Los curanderos de la región lo conocen muy bien y lo usan extensamente para tratar enfermedades incurables tales como el cáncer, el sida, la rabia, y todas aquellas que inhiben el sistema inmunológico del paciente, habiéndosele atribuido numerosas curas milagrosas. Su efectividad varía en cada persona, dependiendo del tipo y severidad de la aflicción y del estado de desarrollo en que se encontraba cuando se inició el tratamiento. Sin embargo, aun en casos considerados sin esperanza, tomar el té hecho con las hojas del JOROBTE puede aminorar dramáticamente el dolor y prolongar la vida.

 El JOROBTE es más efectivo cuando se utiliza como el tratamiento al que primero recurrimos, en vez de ser el último que probamos después de que todos los otros tratamientos médicos han fallado. Sin embargo, aun en esa etapa, puede ser muy efectivo para rebajar el sufrimiento. De cualquier modo, el paciente debe tomar completa responsabilidad de su propio tratamiento y esto significa erradicar la lástima y compasión que siente ante su estado y cultivar una actitud positiva y optimista.

PLAN DE AUTO-SANACION DE 6 PASOS

1. Tomar té de JOROBTE todos los días.
2. Echar fuera cualquier demonio que te esté poseyendo.
3. Usar la Imaginación Activa para comprender porqué tomaste esta decisión - qué lección estabas tratando de aprender.
4. Rememorar el momento en que llamaste al virus de tu enfermedad para que habitara en tu cuerpo o tomaste la decisión de tener esa enfermedad.
5. Enterrarte periódicamente.
6. Visualizarte como una persona sana.

1. TOMAR JOROBTE TODOS LOS DIAS

Todas las mañanas hierve 7 hojas (si están despedazadas hierve lo que cabe en el puño de tu mano) de JOROBTE en un litro de agua durante 10 minutos. Divídelo en 4 tomas y en el transcurso del día tómalo, ya sea frío o caliente. Este único paso ayudará a cualquier persona que tenga una enfermedad incurable aun cuando no continúe con los otros 5 que constituyen el plan de auto-sanación.

2. ECHAR FUERA A LOS DEMONIOS

Sucede muchas veces que las personas crónicamente enfermas o deprimidas, sin saberlo llaman a influencias maléficas para que los posean para que les ayuden a defenderse contra su dolor. Nosotros llamamos a estas influencias demonios y le ofrecen a su anfitrión una concha dura de rabia, apatía o auto-conmiseracón con los cuales embotan su sentimiento de vulnerabilidad e impotencia. Sin embargo, estos demonios también toman control del resto de la vida del anfitrión y hasta toman las decisiones por ellos; definitivamente, a los demonios no les interesa que su anfitrión se recupere o se sienta feliz. Por lo tanto, lo primero que hay que determinar cuando se encara una enfermedad crónica es si tú no has llamado inadvertidamente a un demonio y, de ser así, echarlo fuera.

Ve al lugar donde acostumbras de hacer tus oraciones; enciende una candela, y dile a la deidad a la cual acostumbras dirigirte que si hubiere una influencia maléfica en tu vida que te está impidiendo sanar, por favor la eche afuera. Debes decir esta oración en un estado mental totalmente convencido y determinado - si oras con dudas y titubeos el demonio (si lo hubiere) usará tu vacilación para derrotar a tu oración. Mira, los demonios siempre están tratando de convencerte de que ya estás haciendo todo lo posible para curarte mientras que, todo el tiempo, están socavando tus esfuerzos. Una oración dicha de los labios para afuera, sin poner todo tu corazón en ella, puede hacerte creer que ya has logrado algo y cumplido con tu cometido, pero el demonio encontrará la forma de escabullirse de tu compromiso. Por lo tanto, a los demonios hay que sacarlos con una decisión e intención inquebrantables. Eso es todo el requisito - la intención inquebrantable de sanarte a ti mismo.

¿Cómo sabrás si funcionó tu oración? Muchas veces, cuando un exorcismo ha sido exitoso, se acompaña con una sensación como que si algo que estaba dentro de ti se ha ido - hay algún tipo de fmmmm o algo que vuela fuera de ti y se aleja. Pero no siempre sucede esto. Una forma positiva de saberlo es porque durante los próximos días te vas a sentir más liviano, más esperanzado y optimista. También tus amigos notarán la diferencia y te dirán que te notan y sienten mucho mejor.

Si persiste la duda, siempre puedes repetir el exorcismo. Sólo asegúrate de hacerlo con un sentimiento de determinación y convencimiento. Eso es todo - no es difícil.

3. IMAGINACION ACTIVA

Un tema central en auto-sanación es comprender que lección estás tratando de aprender con tu enfermedad. Los acontecimientos de una vida no solo suceden, suceden por alguna razón y al comprender cual es la razón principias a tomar control de tu vida y volteas la situación al revés, de modo que ya no tengas por qué estar compadeciéndote. Pedirle a tu propio subconsciente la información se llama imaginación activa.

La forma más fácil de obtener esta información - qué lección está tratando de enseñarte tu enfermedad - es preguntarlo durante tus sueños. Justo antes de quedarte dormido pide con todo tu corazón (determinadamente) qué buscas aprender de esta experiencia. Recibirás la respuesta ya sea en un sueño o al despertarte. Puede necesitarse más de una noche de súplicas antes de recibir la respuesta, así que ten paciencia y continúa preguntando todas las noches hasta que la información te llegue.

Otra forma de averiguar cual es la lección de tu enfermedad es por medio de la escritura automática (con esta técnica generalmente se consigue una información mas detallada y compleja que con los sueños). Espera un momento en que estés relajado, alerta, calmado y durante el cual no vas a ser interrumpido. Acomódate o siéntate, lo que prefieras, con un lapicero y un cuaderno en la mano (aunque también se puede utilizar la máquina de escribir o la computadora). Escribiendo las preguntas y las respuestas según aparezcan, en forma de diálogo, pídele a tu cuerpo que, por favor, te hable. Por ejemplo, puedes comenzar de esta forma:

Yo: ¿Mi cuerpo, podrías venir a hablar conmigo? Estoy tratando de estar totalmente abierto en este momento y quiero escuchar qué es lo que tengas que decirme. Estoy tratando de comprender por qué estoy enfermo; podrías venir a hablarme sobre eso, etc., etc.

Esto es solo un ejemplo - háblale a tu cuerpo usando tus propias palabras y tus propios sentimientos. Continúa escribiendo, continúa halagando y engatusando a tu cuerpo, hasta que principies a sentir que una contestación se está formando en tu mente y escríbela. El truco para que esto funcione es no dejar de escribir. Ese es el propósito de la escritura - enfocar tu atención en el hecho de estar escribiendo (como cuando estás tomando notas en la clase), para que haya menos cabida a las dudas, titubeos, miedo, etc. Continúa escribiendo, aun si sólo estás escribiendo el mismo ruego una y otra vez. Pon tu corazón en ello - no lo hagas solo mecánicamente - y eventualmente principiarás a recibir una respuesta. Es tan simple y fácil que no te lo creerás.

Cuando una persona hace escritura automática por primera vez, las respuestas tienden a salir algo tiesas o constipadas. No importa - continúa escribiendo sin fijarte en si lo que escribes tiene sentido o no. Usualmente, una cuantas palabras o frases llegan al consciente en racimos, un poquito más rápido de cómo puedes escribirlas, algunas veces hasta puedes obtener bloques completos de párrafos. También pueden deslizarse cuadros o dibujos que estaban en tu memoria y los mirarás con el ojo de tu mente, o quizá sean flashasos de escenas con cualidad de sueños. ¡Y todo esto sucede mientras estás escribiendo! Registra (escribe) todo esto porque todo es importante. Habrá cosas que te parecerá que no tienen sentido en ese momento pero lo tendrá eventualmente si guardas tus escritos.

Si NADA llega a tu mente en respuesta a tus ruegos; o si todo lo que llega a tu mente son tonterías; es porque estás bloqueándote. Tu mente consciente puede estar diciendo Esto no funciona. No lo estoy haciendo correctamente. , o tiene que haber un truco para hacer esto, en su esfuerzo por subvertir el proceso. No te dejes engañar. Continúa probando, continúa escribiendo aun cuando sólo sea tonterías. Solo la confianza puede abrirte lo suficiente como para escribir automáticamente; de otra forma te enredas en tus dudas. Si te das cuenta que estás bloqueando, prueba a escribir con la otra mano. Continúa escribiendo y en algún momento tu mente consciente se relajará lo suficiente y comenzarás a escribir automáticamente. Entonces escribe todo lo que tu cuerpo te diga, haciendo todas las preguntas que se te ocurran en el transcurso. ¡Puede que te sorprendas por las contestaciones! La sorpresa más grande, probablemente, será que tu mismo llamaste a la enfermedad para que viniera - que no sólo te sucedió- y por qué razón te hiciste esto - qué estás tratando de aprender con esta experiencia. También le puedes pedir a tu cuerpo información específica sobre dietas, ejercicios, etc. , que apresurarían tu proceso de sanación.

4. RECAPITULACIÓN

Ahora que ya estás convencido que fuiste tú quien llamó a la enfermedad y por qué razones, el próximo paso es rescindir la decisión. Esto se logra recapitulando el momento cuando decidiste enfermarte y jalando de regreso la decisión. Escoge un momento cuando estés calmado, alerta, y no serás molestado. Ten a mano un cuaderno y un lapicero (o una grabadora) en caso que quieras tomar notas para referencia futura. Quítate los zapatos, suelta cualquier prenda apretada, y recuéstate en tu cama. Respira profundamente unas cuantas veces y luego concentra tu atención en los dedos de los pies y relájalos con una profunda inhalación. Muévete hacia tus pies y relájalos con otra profunda inhalación; luego relaja los tobillos, camotes, rodillas, muslos... hasta llegar a tu cabeza.

Ahora respira profundamente e imagina que te estás inflando como si fueras una vejiga hasta llegar a ser 2 veces tu tamaño normal, luego exhala e imagina que vas desinflándote hasta volver a ser de tu tamaño normal. Cuando ya hayas logrado hacer esto, inspira e imagina que te inflas hasta ser tan grande como el cuarto; regresa a tu tamaño normal. Cuando ya puedas hacer esto, inspira profundamente e imagina que eres tan grande que toda la casa cabe dentro de ti; regresa. Ahora respira e ínflate hasta que eres mucho más grande que la casa y suavemente flota hacia el cielo. Según te vas alejando voltéa a ver hacia abajo e imagina que puedes ver tu casa, tu colonia, las colinas que la circundan, como si fueras dentro de un globo ascendente.

Luego, suavemente, date la orden de volver a descender justo en el momento en que tomaste la decisión de enfermarte. Te encontrarás metido en esa escena. Mira a tu alrededor: ¿estás adentro o afuera?, ¿Dónde estás?, ¿Qué estás haciendo?, ¿Qué está sucediendo? Preocúpate en este tipo de preguntas hasta que te sientas enchufado a la escena; ahora relájate y deja que la escena te lleve a donde quiera ir.

Tu verás la regresión con el ojo mental, pero es algo que sentirás mas que verás - las emociones que sientes son, generalmente, más importantes que lo que está ocurriendo. Una de las cosas que puedes descubrir es que, por alguna razón u otra, estás sintiendo mucha lástima de ti mismo.

Una vez estés bien metido en la escena y estés sintiendo los sentimientos que tuviste en esa ocasión, debes dar el siguiente paso: rescindir la decisión de enfermarte y sacar de ti ese sentimiento de lástima hacia tu persona. Para hacer esto, sigue las siguientes instrucciones: cuando llegues al momento en que decidiste enfermarte, has una inspiración corta pero profunda desde tu plexo solar (el plexo solar queda en el pecho, mas o menos en la punta del esternón) y siente que te estás chupando la decisión de enfermarte y la estás llevando en tu ombligo. Luego, con un movimiento duro tipo karateca, con tu mano corta el aire enfrente de tu ombligo para no permitir que tu sentimiento de auto-lástima pueda penetrar también detrás de tu decisión y deja ese sentimiento perdido allí en la escena. No te preocupes sobre si lo estás haciendo bien o no; si lo estás haciendo de buena fe, lo estás haciendo bien. Ten confianza en ti.

Tal vez no sientas una diferencia inmediata después de recapitular tu decisión; durante los próximos días debes ir sintiéndote menos pesado y más contento en una parte indefinible dentro de tu ser. Esto es porque te has hecho a ti mismo más joven - es como si comenzaras a vivir a partir del momento en que decidiste enfermarte. Definitivamente vas a notar una mejoría durante los próximos días y semanas. Si no, repite el proceso. Recuerda que lo que verdaderamente cuenta. es la determinación con la que chupas de regreso la decisión de estar enfermo de regreso a tu ombligo y echas afuera a la lástima

5. ENTERRAMIENTOS

La tierra tiene una capacidad infinita no solo para sanar sino para absorber y disipar la energía negativa y todo tipo de pesadumbre espiritual o emocional, mas las enfermedades crónicas. El método usual para hacer un enterramiento es como sigue: <\p>

Es preferible si se ayuna el día anterior. Cava una zanja de medio metro de profundidad y un poco mas largo que tu cuerpo. Si prefieres, lo puedes hacer en la playa, Es preferible que lo hagas alejado de donde la gente te pueda molestar. Forra la zanja con aserrín u hojas, de modo que tengas un colchón y almohada suave donde acomodarte y asegúrate que tu cara vaya a estar bajo la sombra todo el tiempo. Desnúdate y envuélvete en una sábana de modo que solo tu cara quede descubierta (la sábana te servirá de protección contra insectos, palitos, piedritas, etc.). Si lo consideras necesario, úntate repelente contra insectos en el cuello, la cara y el pelo. Acuéstate dentro de la zanja, acomódate, y que alguien te cubra con una capa de tierra hasta el cuello, dejando solo la cara descubierta. Pídele a tu ayudante que te visite cada hora o dos por si necesitas tomar líquido y para cerciorarse que todo va bien.. . Si te dan ganas de orinar, hazlo.

Si estás muy enfermo o con una necesidad desesperada de aliviarte, la primera vez que lo hagas deberías quedarte enterrado por 12 horas (amanecer a anochecer) y por unas 6 horas las veces subsiguientes (sería mejor 8). Por cuanto tiempo lo hagas o con qué frecuencia depende en que tan enfermo o pesado te encontrabas al principio. Pronto te darás cuenta que tu cuerpo sabe cuando llegó la hora de volverlo a enterrar. <\p>

Aunque este ritual puede haberte parecido bastante raro, puede que descubras que es una de las más placenteras experiencias que alguna vez hayas tenido. El mundo mismo es tu anfitrión, y hará su mejor esfuerzo para confortarte, nutrirte y entretenerte. Te sentirás muy diferente cuando salgas de tu zanja - más liviano, más sano, más feliz.

6. VISUALIZARTE COMO UNA PERSONA SANA.

Tu te auto- hipnotizaste para creer en la necesidad de enfermarte e igualmente puedes auto- hipnotizarte para regresar a la sanidad. Por supuesto que al principio sentirás dudas y titubearás, pero si tienes aunque sea una pizca de fé en la posibilidad de que te ayudará, será suficiente para que funcione. Desde luego que si tu fé es un poco más grande y la sientes con el corazón, los resultados serán más rápidos e impresionantes. La visualización creativa es esencialmente igual que las oraciones, y tiene el mismo resultado, excepto que no estás invocando a nadie. Si estás acostumbrado a rezarle a algún Ser Supremo, continúa haciéndolo pues hará aun más eficaz el tratamiento (desde luego que todo depende de qué deidad es la que invocas y qué estás pidiendo...)

 

Aquí sumarizaré 2 métodos de visualización creativa:

1.__

Las AFIRMACIONES pueden decirse en voz alta, mentalmente, escribirlas, o cantarlas. Estas son declaraciones positivas e inspiracionales del siguiente tipo: ¡Qué feliz me siento ahora que he recuperado totalmente la salud!, que se repiten constantemente, como una letanía.

2.__

Los MAPAS DE TESOROS son colecciones de fotografías o dibujos que nos presentan obteniendo aquello que tanto queremos. Estas fotos, recortes, dibujos, etc. Pueden acompañarse de afirmaciones escritas. Según examinas cada imagen, lees la afirmación con la meta de acercar a ti el sentimiento de esa imagen haciéndose realidad en tu vida.

Tanto al usar las AFIRMACIONES como los MAPAS DE TESOROS, el punto importante es sentir la sensación de ese deseo y no solo decirlo como cantaleta. Para hacerlo salir desde tu corazón debes encontrarte en un estado de felicidad - perdido en una ensoñación. Trata de conectarte a un sentimiento intenso de nostalgia, casi como un dolor de recuerdos añorados - que viene de tu corazón.

La visualización creativa debe hacerse por lo menos durante 10 minutos al despertarnos y otra vez antes de dormirnos. Trata de hacerlo justo cuando te estés quedando dormido. Al principio esto es muy difícil porque la atención que se necesita para mantener una imagen al frente de la mente (importancia) es la opuesta de la que se necesita para entrar en el estado de ensoñación (rendimiento). El truco está en quedarte dormido con el sentimiento de tu deseo al frente de tu mente en vez de con la imagen mental, lo cual es mucho más difícil de hacer.

También debes visualizar tus deseos durante el día - es igual que soñar despiertos solo que en tiempo presente y no en tiempo futuro; por ejemplo: Estoy tan feliz ahora que estoy sano otra vez. Si te cachas soñando despierto, vuélvete a visualización creativa. Debes de dejar de pensar y ponerte a sentir. Date permiso de sentir tanta felicidad que ya ni te importa que se haga realidad o no: cuando ya puedas sentir sin esperar un resultado específico es porque has limpiado el camino de todos los escollos que no te permitían hacerlo realidad.

La visualización es muy similar a soñar despierto, excepto que el soñar despierto lo haces pensando y la visualización la haces sintiendo. El soñar despierto se hace en la tercera persona singular y en tiempo futuro, mientras que la visualización se hace en la primera persona singular y el tiempo presente. En la visualización te imaginas a ti mismo estar actualmente en el centro de la escena que se desarrolla a tu alrededor, aquí y ahora y te dejas sentir todos los sentimientos que hubieras sentido si la escena fuera realidad. El secreto de la visualización es convencerte a ti mismo que lo que estás deseando ya es verdad, y permitirte sentir los sentimientos que experimentarías si ese fuere el caso.

La diferencia entre visualización creativa y soñar despierto es que en la visualización no hay ninguna duda: como en los sueños, la experiencia es demasiado vívida e intensa como para que queden dudas. Sin embargo, cuando uno sueña despierto, generalmente no espera que su fantasía sea cierta. Se siente miedo de tener que responsabilizarse por esa probable realidad, por tener tanto poder y control sobre el destino; por lo tanto, uno lo proyecta en tiempo futuro, sabiendo que ese futuro nunca llegará. Las personas sanas ya están usando la visualización creativa inconscientemente: ellos no tienen dudas acerca de su salud.

Al soñar despierto uno se observa a sí mismo, se aplaude, se congratula. El yo es solo un actor y tu estás observando al actor actuar. Pero en la visualización el verdadero yo está justo en medio de la acción, disfrutando de la acción que se desarrolla a su alrededor. Soñamos despiertos para alejarnos un poco de los rigores de la realidad, visualizamos cuando sabemos que fuimos los que llamamos a nuestras circunstancias y somos los que tenemos que cambiarlas sin, ni por un momento, perder el objetivo de nuestra mira. Significa alcanzar una probable realidad donde existe la felicidad sin importarnos qué tan imposible pueda parecer en este momento.

Con la visualización, has tomado un atajo sobre todos esos círculos interminables de dudas y sentir pena de ti mismo y agarraste la felicidad como algo ya realizado. Es como jugar con un compañerito invisible: al niño no le importa si es invisible o no, sencillamente se divierte jugando y ya. Esa es justa la actitud que debes llevar a la visualización, diviértete imaginando que ya es realidad y deja de preocuparte de si algún día será cierto o no.

Visualizar algo como si ya se obtuvo significa no poner agendas secretas o alternativas a tu disposición, como: en caso de que esta visualización creativa no funcione, entonces voy a probar con... Entre más energía llegue a tu deseo, más rápido verás los resultados.

para mayor información sobre donde comprar jorobte, contacte:

jorobte@dearbrutus.com

Bob Makransky’s Astrology Corner © 2001

Privacy Policy